top of page

INFIDELIDAD Parte 1 - Antropología, Neurociencia y la Mente Inconsciente

Actualizado: 20 jun 2022

La causa subyacente de la infelicidad en una pareja no tiene su origen en el otro. Tiene sus raíces en nosotros mismos, en la incapacidad de amarnos incondicionalmente y ser fieles a nuestra verdad, a lo que somos. Esta es la verdadera búsqueda en la que tenemos que embarcarnos, no la búsqueda de otra persona que nos dé lo que nuestra pareja no nos da.


Espero que estos blogs te ayuden a abrir conciencia para ver el adulterio como un reto en la vida, que no tiene por qué ser una fuerza destructiva sino una fuente de potencial de aprendizaje y poder sellar contigo mismo y con tu pareja las cuestiones difíciles que conlleva una conexión madura y profunda.


Utilizaré el término "matrimonio" o "relación" para describir una "relación íntima comprometida", indepen-dientemente de su naturaleza contractual o del género de las partes implicadas (homosexual / heterosexual / bisexual / transgénero).


Comenzaré presentando algunas de las teorías más comunes en cuanto a la selección de pareja. Me centraré en una teoría principal, que tiene el denominador común con el Enfoque Energético del Núcleo (la Formación del Carácter de Wilhelm Reich) y otros conceptos orientados al cuerpo.

Coaching de pareja, terapia de pareja
Daniela Zambrana Coaching de pareja

Este último concepto de la psicología humanista se basa en la idea de que las heridas de nuestra infancia y el anhelo de curación del alma determinan las experiencias y las personas que encontramos en la vida.

Teoría biológica: Algunos biólogos sostienen que existe una cierta "bio-lógica" en el comportamiento de cortejo. Según esta visión amplia y evolutiva del amor, seleccionamos instintivamente a los compañeros que mejorarán la supervivencia de la especie. La famosa antropóloga Helen Fisher explica la dinámica bioquímica de lo que ella llama "el cerebro enamorado": cuando nos enamoramos, determinadas zonas del cerebro se "iluminan" con un aumento del flujo sanguíneo. La pasión romántica se ha grabado en nuestro cerebro a lo largo de millones de años de evolución. No es una emoción, sino un impulso tan poderoso como el hambre. La psicología social explica la selección de pareja a través de la teoría del intercambio. Esta teoría nos da una visión más completa de la selección de pareja que el simple modelo biológico. No es sólo la juventud, la belleza y el rango social lo que nos interesa, sino la persona en su totalidad. Por ejemplo, el hecho de que un hombre tenga un trabajo de bajo estatus puede compensarse con el hecho de que sea una persona encantadora, inteligente y compasiva. La Teoría de la Persona añade otra dimensión al fenómeno de la atracción romántica: un factor importante es la forma en que un posible pretendiente mejora nuestra autoestima. Cada uno de nosotros tiene una máscara, una "persona", que es la cara que mostramos a los demás. Elegimos una pareja que mejore nuestra imagen idealizada de nosotros mismos. La pregunta aquí es: "¿Qué hará a mi sentido de sí mismo si salgo con esta persona?". Teoría de Imago: ¿qué explica la intensidad del amor romántico, esos sentimientos de éxtasis que pueden ser tan abrumadores... y también la devastación emocional que suele acompañar a la ruptura de una relación? Parece que somos muy selectivos a la hora de elegir pareja. De hecho, parece que buscamos a el "único" con una serie de rasgos muy específicos. Como sugiere Harville Hendrix, buscamos inconscientemente una persona que se ajuste a nuestra "imago" y detrás de ello está el deseo inconsciente de curar las heridas de nuestra infancia. La razón principal por la que seleccionamos a nuestras parejas es que se parezcan a nuestros cuidadores. Sus rasgos de personalidad positivos Y negativos. Para que este alto grado de selectividad tenga algún sentido, debemos comprender el papel que desempeña la mente inconsciente en la selección de la pareja. Echemos un breve vistazo a la estructura del cerebro y dividamos el cerebro en tres capas concéntricas (modelo del neurocientífico Paul McLean): 1. El "cerebro reptiliano": La capa interna y más primitiva. Es la parte del cerebro que supervisa la reproducción, la autoconservación (instintos de lucha/huida) y funciones vitales como la circulación de la sangre, la respiración, el sueño y la contracción de los músculos en respuesta a la estimulación externa. 2. El "cerebro límbico": su función es la generación de emociones vívidas. Aquí se localiza la capacidad de reconocer emociones en los demás y sentirlas nuestros (empatía). 3. El "Neocortex" o cerebro del Homo Sapiens: funciona la mayoría de nuestras funciones cognitivas, el pensamiento abstracto, poder planificar (pasado/futuro), el pensamiento estratégico, el pensamiento lógico, el pensamiento deductivo, la organización, etc. A partir de ahora, llamaré "cerebro viejo" a la parte del cerebro que incluye el cerebro reptiliano (1) y el sistema límbico (2). Me referiré como "cerebro nuevo" a la corteza cerebral (3). El cerebro viejo, está siempre en alerta, haciendo constantemente la pregunta primigenia "¿Es seguro?". Lo único que parece importarle al cerebro viejo es si una persona concreta es alguien a quien cuidar, ser cuidado, tener sexo, huir, someterse o atacar. Otro principio importante del cerebro viejo es que no tiene sentido del tiempo lineal: hoy, mañana y ayer no existen; todo lo que fue, sigue siendo. El pasado y el presente conviven en nuestra mente. El nuevo cerebro es intrínsecamente lógico y trata de encontrar una causa para cada efecto y un efecto para cada causa. Hasta cierto punto, puede moderar algunas de las reacciones instintivas de nuestro cerebro viejo. Esta parte del cerebro es la que se identifica con el "YO SOY". Nuestro viejo cerebro, atrapado en el eterno ahora y con una débil conciencia del mundo exterior, intenta constantemente recrear la atmósfera de la infancia. Es una necesidad imperiosa de curar las viejas heridas de la infancia. Así que, en la búsqueda de pareja, lo que hacemos es buscar a alguien que tenga los rasgos de carácter predominantes de las personas que nos criaron. Nos enamoramos porque nuestro cerebro viejo hizo que nuestra pareja estuviera "unida" a nuestros padres. Nuestro cerebro viejo creyó haber encontrado al fin al candidato ideal para compensar los daños psicológicos y emocionales sufridos en la infancia. Preguntas para la reflexión: Como hemos visto, hay diferentes teorías que explican el fenómeno del "enamoramiento" y la selección de pareja:

  • ¿Por qué, qué cualidades te enamoraron de tu pareja?

  • ¿Qué cualidades son similares, tanto positivas como negativas, a las de tus padres?

  • ¿Qué regalo te hace tu pareja al reflejar las cualidades de tus padres que más te gustaban y las que menos te gustaban?

¿Y ahora qué? En mi próximo artículo, abordaré la definición de "trauma" desde el enfoque de la psicoterapia corporal y cómo las heridas de la infancia se suceden en nuestras relaciones adultas. Si te ha gustado... ¡Suscríbete! Si quieres recibir más información sobre estos temas, suscríbete a mi boletín aquí. No dudes en consultar mi canal de YouTube sobre coaching corporal y neurosensorial. Fuentes / Sugerencias de lectura:

  • "Quiérete a ti mismo, y no importa con quién te cases" - Eva Maria Zuhorst

  • "Consigue el amor que deseas: Una guía para parejas" - Harville Hendrix

  • "Por qué amamos: La naturaleza y la química del amor romántico" - Helen Fisher

Commenti


bottom of page