top of page

INFIDELIDAD Parte 9 - ¿Cómo re-conciliamos la infidelidad? Redefiniéndonos a nosotros mismos!

Actualizado: 20 jun 2022

Lo inviolable del ideal romántico es la monogamia.

Y la idea de que la monogamia es negociable en la pareja es para muchos la señal de que algo falta en la relación.

No hay que confundir la discusión sobre la fidelidad con una relación abierta. Porque el núcleo de la infidelidad es el secreto. Pero la esencia de una relación abierta es que lo que experimentamos con otros compañeros no es un secreto. El secreto se basa en una estructura de reglas acordadas (abiertas o no abiertas).


Cuando cruzamos las reglas y los límites establecidos, descubrimos que lo que hay detrás del cruce de límites en una aventura, es la expresión de una búsqueda de más de nosotros mismos, una búsqueda de partes de nosotros que hemos ocultado o reprimido en nuestra relación durante demasiado tiempo.


La verdadera razón por la que buscamos algo nuevo no es para huir de nuestra pareja, sino para huir de la persona en la que nos hemos convertido. De hecho, no queremos encontrar a otra persona, queremos encontrar otro "yo". El "yo" que hemos reprimido, que no nos atrevimos a expresar en nuestra relación.

El coaching de pareja puede ser útil si uno de los miembros ha sido infiel.
Daniela Zambrana Coaching de pareja

Hay personas que intentan conciliar dos sistemas de valores opuestos para satisfacer dos necesidades humanas diferentes. En su relación, luchan por la estabilidad y la seguridad, por un lado, y por la libertad, la aventura y la autonomía, por otro.


Esta supuesta incompatibilidad entre el sentimiento de seguridad y el de libertad con una misma persona es probablemente el mayor reto del amor en estos tiempos. Es una incompatibilidad que se puede sentir física y emocionalmente. Está incrustada en nuestro mundo dual: en la creencia de que sólo puedo tener una cosa o la otra (seguridad o libertad, amor o pasión, etc.).

Ahí es donde empieza el sufrimiento. Y es un reflejo del mundo del dilema al que generalmente nos enfrentamos los humanos: la dificultad de vivir en la dualidad en este mundo 3D, el dilema entre anhelar volver a la unidad (con nosotros mismos, con el resto del mundo) y estar "atado" a la realidad de este mundo.

Una aventura no tiene que ver con la "no monogamia", sino con la violación de un acuerdo, de la confianza, de un contrato. Es un acto fundamental de transgresión en el que las personas rompen las reglas, a menudo sus propias reglas que han pasado años elaborando con ellos mismos y con su pareja.

Entonces, ¿en quién puedo confiar cuando no puedo confiar en mis propios límites?

Esta transgresión de los límites puede robar a una pareja su relación, su felicidad y su identidad.

Como dice Esther Perel, el adulterio ha existido desde que se inventó el matrimonio, y también el tabú contra él. De hecho, la infidelidad tiene una tenacidad que el matrimonio sólo puede envidiar. Tanto es así que es el único mandamiento que se repite dos veces en la Biblia. Una vez por hacerlo y otra por pensarlo. Alguien se dio cuenta hace más de 2000 años de que la inclinación humana no es necesariamente monógama.


¿Cómo podemos unir esto cuando está universalmente prohibido y sin embargo es universalmente practicado? Redefiniéndonos.

Como hemos visto en los artículos anteriores, inconscientemente elegimos a nuestras parejas íntimas de tal manera que entramos en una relación por la expectativa de que la pareja sea la que satisfaga todas mis necesidades, la que me haga borrar mis aplicaciones de citas y la que me compense por las heridas del pasado. Entonces estaría liberada, curada.... Debería tener todo lo que quiero con esta única persona.

Pero después de años de búsqueda de "el/la elegido/a", una vez que lo tenemos, inconscientemente haremos todo lo posible para crear un marco que fomente la infidelidad, la deshonestidad y el engaño. Y finalmente perdemos a nuestro "caballero de brillante armadura", a nuestro Don Juan, y volvemos a empezar la interminable búsqueda.


La idea de que alguien debe ser "el elegido" es una contradicción. Es un acto de voluntad, de amor y de cariño hacia alguien que nos trata como si fuera lo que no existe en el mundo, es decir, la pareja perfecta o alguien que puede ser la pareja perfecta (o que yo puedo ser la pareja perfecta para el otro).

Nuestra relación se fortalece cuando nos deshacemos de estos mitos. Es muy difícil mirar a alguien a los ojos todos los días y vivir una mentira. Es más fácil mirar a alguien todos los días y decir: "Tú eres el único, no hay un "único", pero yo te trataré así". Si te trato así y tú me tratas así a cambio, somos tan buenos, amables y cariñosos el uno con el otro que eso tiene valor, más valor que alguien de fuera.


Este enfoque, por supuesto, requiere una cierto desarrollo personal y la determinación de ampliar la conciencia de los patrones, las dinámicas, las necesidades reales y los miedos que surgen al tratar de mantener la seguridad que hemos buscado desde la infancia.

Por encima de todo, se trata de comprometerse con uno mismo: comprometerse con su propia verdad, con su propia vida, con sus propios límites y limitaciones, con sus propios deseos. Asumir el riesgo de mostrar a mi pareja todo lo que hay dentro de mí y confiar en que encontraremos la manera de integrar en la relación todo lo que soy y todo lo que el otro es. Me comprometo a no ocultar ni reprimir ningún pensamiento, sentimiento o parte de mí porque sé que es una parte de mi alma y que mi alma encontrará la manera de expresarse, ya sea en la relación en la que estoy ahora o en otra parte.

Se trata de saber que viviré todo lo que hay dentro de mí más profundamente con mi pareja si decido actuar en consecuencia.


Pero a pesar de todo el desarrollo social y el despertar espiritual del ser humano, no debemos olvidar nuestra naturaleza animal y que vivimos en un cuerpo regido por su propia "lógica", donde el adulterio puede jugar un papel importante en nuestro desarrollo como especie.


Me atrevo a decir que para muchos de nosotros la experiencia de la infidelidad puede ser una necesidad en nuestra experiencia humana. Una experiencia necesaria para entrar en lo más profundo de nuestro ser, para sentir la plenitud, el dolor, la pérdida, la lucha, la pasión, la desesperación, la vida y la libertad.

Porque la mayoría de estas expresiones son retenidas, reprimidas, ya que hemos aprendido a separarnos de todo lo que somos para no sentir el dolor. Ser infieles al otro es entonces una forma de volver a nuestra esencia, de redescubrirnos.

Tal vez todo esto forme parte de la experiencia humana de vivir en un mundo dual, con un cuerpo que tiene su propia programación epigenética, una mente que se rige por el ego y un alma que anhela volver a la Unidad.


Preguntas para la reflexión:

  • ¿Qué partes de ti no están viviendo en tu relación? ¿Qué partes de ti están viviendo fuera, en otras relaciones?

  • ¿Qué exigencias haces a tu pareja para cumplir tu ilusión de ser "el príncipe/la princesa" de tus sueños?

  • ¿Qué dualidad vives en tu relación (bueno/malo, blanco/negro)?

  • ¿Cuál es el compromiso contigo mismo dentro de la relación?

  • ¿Cómo te mantienes fiel a tus necesidades y deseos (sexuales y de otro tipo) y qué dificultades surgen para ser fiel a ti mismo?

¿Qué es lo que sigue?

En el próximo artículo y último bloque de contenidos sobre la traición en las relaciones íntimas, abordaremos, como colofón final, la redefinición del matrimonio (antes nos casábamos hasta que la muerte nos separe) y la monogamia (cómo nos limita mantener la monogamia como la medida más importante del amor, el compromiso o el éxito).


Si te ha gustado... ¡Suscríbete!

Si quieres recibir más información sobre estos temas, suscríbete a mi boletín aquí.



Comments


bottom of page